Nunca está de más ejercitar tu cerebro, el órgano central de nuestro sistema nervioso. Después de todo, en el día a día, este órgano también merece atención. ¿Crees que es muy difícil ocuparse de él? ¡Para nada! Y te lo vamos a mostrar en breve.

¿Te ha pasado que entras a una habitación pero olvidas qué era exactamente lo que ibas hacer o buscar allí? A esto le llaman “efecto umbral” y no precisamente quiere decir que se te están olvidando las cosas. Es solo que tu cerebro tiende a memorizar muchas cosas a la vez y luego olvida el orden en que debes efectuar las tareas.

Incluso estudios indican que se trata de una buena señal, ya que tu cerebro no está dejando de trabajar y almacenar información al menos. Al igual que muchos órganos de nuestro cuerpo, el cerebro es uno que se va debilitando con el paso del tiempo y más aún cuando no se le ejercita lo suficiente.

cerebro-ideas-intercambio-770

De por sí aquellas personas que tienden a ser muy sedentarias en sus vidas, que no realizan algún tipo de ejercicio o actividad diaria productiva para su salud son las que más suelen sufrir de pérdida de la memoria, incluso a muy temprana edad.

Sin embargo es normal que a muchos de nosotros se nos olviden las cosas de vez en cuando. Pero por fortuna siempre hay nuevos estudios que nos revelan algunos trucos para mantener joven de alguna forma el funcionamiento del cerebro a pesar de que la edad sea en muchos casos sea algo inevitable.

Gracias a la práctica ejercida por la Escuela Médica de Harvard podrás conocer algunos trucos para que pongas en práctica la agilidad de tu memoria y lleves a cabo todas las actividades que necesites realizar con efectividad.

5 trucos muy sencillos para ejercitar tu cerebro

  • 1. Aprendizaje continuo

    Veámoslo así, el cerebro funciona como una máquina la cual, cada cierto tiempo, requiere de mantenimiento si no se descompone a medida que pasa el tiempo. Lo mejor que puedes hacer para mantener esa máquina activa es retarla con nuevos aprendizajes cada día.

    Pon a prueba tu mente y aprende nuevos juegos de mesas como el ajedrez o armar un rompecabezas. También puedes leer un buen libro cada mes, realizar una actividad que te dé miedo hacer o que creas que no eres capaz de lograr.

    De esta forma puedes ir desarrollando nuevas habilidades y poner en práctica las que dominas para que tu cuerpo y mente se mantengan conectados pese a la edad.

  • 2. Usa todos tus sentidos
    Otro de los trucos que, según la Escuela Médica de Harvard, puede involucrar aún más la participación del cerebro consiste en implicar todos tus sentidos para que tu cerebro retenga varios conceptos y caiga en una especie de adivinanza.

    A través del olfato, o incluso el tacto, y el gusto el cerebro es capaz de memorizar e identificar rápidamente las cosas. Uno de las prácticas de esta Escuela consistió precisamente en mostrarles una imagen a los estudiantes, varias veces, acompañada de un olor en específico la primera vez, mientras que la segunda vez no.

    Después de varios intentos, a los estudiantes ya se les hacía más sencillo identificar rápidamente las imágenes que estaban acompañadas con el olor. Así que si quieres ejercitar tu cerebro, ¡no dejes de utilizar tus sentidos!

  • 3. Confía en ti mismo
    La confianza es un comodín que sin duda te ayudará a conseguir mejores resultados y aprender cosas que incluso jamás pensaste que serías capaz de desarrollar.


    Las personas que tienden a tener falta de confianza en sí mismos se limitan a lo que aprendieron hasta cierta etapa de sus vidas. Por lo que, a medida que crecen, la capacidad de memoria se ve reducida y, por ello, cuentan con poca agilidad mental. Así que si deseas ejercitar tu cerebro, lo primero que debes de hacer es reunir y nutrir la confianza en ti mismo. Recuerda que el amor propio es una herramienta muy poderosa y que es válido utilizarla a nuestro favor.

  • 4. Economiza tu energía mental
    A la hora de ejercitar tu cerebro, es importante que intentes ser más organizado con tus cosas y procures minimizar el recordatorio de aspectos que no son tan importantes. Por ejemplo: ten un sitio fijo para colocar tus llaves, anota el recado de alguna llamada o tarea pendiente, cumpleaños de amigos y familiares, y así por el estilo. Estas simples medidas contribuirán en gran medida a que puedas emplear más tiempo en enfocarte sobre cosas que te brinden un mejor aprendizaje.

  • 5. Repite lo que quieres recordar
    Otra buena técnica para ejercitar tu cerebro es chequear cada cierto tiempo lo que anotaste importante en la libreta para que no se te olvidara. Al conocer a alguien presta atención a su nombre y asócialo a algo que en específico que te haga recordarlo. Cada vez que saludes a alguien hazlo por su nombre.

    Todos estos trucos te pueden ayudar a lo largo del tiempo, aunque es también recomendable que mantengas en lo posible una dieta sana en la que incluyas alimentos saludables que estimulen el funcionamiento del cerebro.